Un ejercicio muy importante del tratamiento

En este artículo voy a explicar uno de los ejercicios o técnicas que constituyen el tratamiento de Hueftle, y que se explica varias veces en el Programa Terapéutico Completo. Como vas a ver es un ejercicio extremadamente simple y olvidado, pero a la vez extremadamente importante.
Por supuesto, doy por sentado que ya has leído las otras secciones de la web y que conoces la teoría del SMT y que por tanto, entiendes por qué este ejercicio, junto al resto de tratamiento de Hueftle, pueden llegar curarte de la fibromialgia. Por el momento Hueftle cuenta con los porcentajes de curación más elevados en todo el mundo y la mayoría de veces, su tratamiento (que constituye la mayor parte del Programa Terapéutico Completo) resulta imprescindible para poder llegar a superar la fibromialgia.

Como decía, este ejercicio o técnica se llama monitorización (monitorización de los pensamientos o monitorización mental). Consiste en salir del funcionamiento de “piloto automático” de la mente; y observar dónde estas enfocando la atención. Es decir, consiste en darte cuenta de qué estás pensando, por qué lo estás pensando, y por qué desvías la atención del instante presente. Veamos un ejemplo muy concreto.

¿Cuantas veces te ha pasado que estás conduciendo el coche y cuando llegas al destino te das cuenta de que has estado todo el rato pensando en otra cosa? No recuerdas las señales que has visto, ni la velocidad a la que circulabas, ni el paisaje que te rodeba. De repente, tus pensamientos vuelven al instante presente, y te sorprendes que hayas sido capaz de circular “sin prestar atención a la carretera”. Se podría decir, que tu subconsciente ha conducido por ti mientras tú pensabas en lo que vas a hacer el domingo, lo que te ha contado una amiga o lo que te pasó hace unos días. O aún peor, mientras tú le dabas vueltas a ese problema que ronda por tu cabeza últimamente, a la discusión que tuviste con tal persona, o la preocupación por un determinado evento futuro.

libro-cura-de-la-fibromialgia

A esto se le llama vivir en piloto automático, es decir, inconscientemente. Dejas que tus pensamientos vuelen por cualquier elemento de tu contenido mental mientras tú estás haciendo cualquier cosa rutinaria, como andar por la calle, cocinar, trabajar, o hacer ejercicio. La mayoría de personas viven en “piloto automático ” desde que se levantan hasta que se acuestan, y con ello muchas veces están generando pensamientos negativos, tensión interna y represión emocional, que a su vez es lo que alimenta la fibromialgia tal como explica la teoría del SMT.

Por tanto, la monitorización mental es algo que hay que hacer constantemente, cientos de veces al día hasta que consigas que tu atención esté en el instante presente durante todo el día.
Evidentemente esto implica un esfuerzo, es más fácil vivir constantemente identificándote con cada uno de los pensamientos que cruzan por tu cabeza, que tener los cinco sentidos en aquello que estás haciendo o que está ocurriendo a tu alrededor.

La monitorización mental para salir del “modo piloto automático” , si va acompañada de un cambio en tu rutina de vida y de la transformación personal que propone Huefle; se convierte en un cese de la generación de emociones negativas, tensión interna y represión emocional; constituyendo así un gran impulso para conseguir la progresiva remisión de los síntomas.

 

Un truco para realizar la monitorización mental es programar tu reloj para que de un pitido a cada hora. Cada vez que oigas el pitido piensa:¿En qué estaba pensando cuando sonó el reloj? ¿Tenía la atención en el instante presente o en eventos del futuro o situaciones del pasado? Entonces, rediriges tu atención al presente, a lo que sea que estés haciendo en ese instante, incluso aunque sea algo monótono y aburrido.

Y lo ideal es que hagas esto cada cinco minutos, que conviertas esa monitorización mental en un hábito que realices constantemente cada pocos minutos, todos los días; porque es muy importante para alcanzar el cese de la generación de la tensión interna y represión emocional y con ello el inicio de la curación. Espero que este artículo te haga reflexionar sobre la importancia que tiene el ejercicio de la monitorización mental, que frecuentemente es olvidado por ser tan simple; por la mayoría de personas que realizan el tratamiento de Hueftle siguiendo el Programa Terapéutico Completo. Si quieres saber otras técnicas que constituyen el tratamiento de Hueftle, puedes descubrirlas en el Programa Terapéutico Completo.

Leave a Reply