La causa oculta de la fibromialgia

 



Cada año se realizan decenas de estudios encaminados a descubrir la causa de la fibromialgia, a descubrir EL POR QUÉ de una enfermedad de las más misteriosas e incomprendidas que existen, y por mucho que se investigue no hay manera de avanzar en el conocimiento de la misteriosa causa de esta enfermedad. En muchas ocasiones, médicos y autoridades médicas han planteado la hipótesis de que la causa de la fibromialgia  podría ser emocional. Esto no significa que la enfermedad sea emocional o ficticia; significa que es una enfermedad física (orgánica) que tiene una causa emocional. Es decir, en ningún momento se pone en duda que la enfermedad exista, sino que se apunta a un posible MOTIVO, por el cual el cuerpo desarrolla la enfermedad. Es una hipótesis muy interesante, que la ciencia alopática considera como una de las posibles causas de la enfermedad.

 

 


Es posible que vivencias difíciles o estresantes hagan que algunas personas  generen gran cantidad e intensidad de emociones como por ejemplo miedo, angustia, ansiedad,  o rabia (que en gran parte son emociones inconscientes). Y serían estas emociones o esa tensión emocional, las que actúan como desencadenante de la enfermedad. Ese puente mente-cuerpo se produciría  a través del Sistema Nervioso Autónomo (SNA); que es la parte del Sistema Nervioso Central que regula cientos de procesos orgánicos automáticos. Algunos de estos procesos orgánicos que controla el SNA son la constricción o dilatación de vasos sanguíneos y la regulación de los niveles de neurotransmisores cerebrales. Todo esto sería recuerda, según la hipótesis de la Teoría del Síndrome de Miositis Tensional, a la que corresponde toda la información y contexto que vas a leer en este artículo.

 

 


Una pequeña alteración en este delicado equilibrio de neurotransmisores que existe en el cerebro puede producir consecuencias difíciles de predecir: depresión, fatiga, olvidos, cansancio, cambios de humor, insomnio, hipersensibilización al dolor, etc; que son bastante frecuentes en muchos pacientes con fibromialgia.


Si sufres fibromialgia es conveniente que te hagas estas preguntas:

 

1. ¿pasó algo emocionalmente significativo unos meses o años antes de que se desencadenara la enfermedad? ¿viviste alguna situación de estrés, gran preocupación, depresión, insomnio, problemas familiares o de otro tipo?

 

2. ¿Te sientes identificado con las características de personalidad de las que habla Sarno (perfeccionista, responsable, muy buena persona, te preocupas mucho por los demás y por lo que los demás piensan de ti, o te preocupas con facilidad por situaciones futuras)? ¿Has tenido que asumir una responsabilidad mayor a la que asumen la mayoría de personas, en algún momento de tu vida?

 

 

Si estas preguntas resuenan fuertemente en ti, es un punto más a favor de esta hipótesis de la causa emocional de la enfermedad.





dolor 

 




Quiero recordar que no es necesario haber sufrido un trauma ni un evento grave propiamente dicho para que se desencadene la fibromialgia. Es la forma en que una persona reacciona a un evento  o problema (las emociones negativas y tensión interna que genera cada persona) lo que determina si se desencadenará la enfermedad; pero nunca el evento en sí mismo. La cantidad o intensidad de tensión interna y represión emocional que genera cada persona no depende sólo de las situaciones que vive, sino sobre todo de su personalidad. El perfeccionismo y las otras características que destaca Sarno contribuyen enormemente a que la persona genere tensión interna y represión emocional; que son las que si alcanzan un punto crítico, pueden desencadenar o no la enfermedad.

 

 

 Dos personas pueden reaccionar e interpretar un mismo hecho -por ejemplo la pérdida del trabajo, una preocupación, un problema familiar o económico- de forma totalmente distinta.

Por poner un ejemplo concreto, la pérdida del trabajo, para una persona puede suponer una liberación y una oportunidad para hacer lo que siempre ha deseado hacer; y  para otra persona puede ser un hecho que le provoca una preocupación, miedo o rabia insoportables y a lo que su cabeza “da vueltas” durante semanas y meses.

 Por tanto, no son las experiencias externas las que desencadenan la enfermedad; sino que es la tensión y represión emocional que un individuo genera en respuesta a las distintas situaciones que se encuentra a lo largo de la vida.

 

 Y esa tensión y represión emocional se generan más frecuentemente en algunas personas (en las que presentan las características de personalidad de las que habla Sarno-el punto 2 mencionado anteriormente-).











Aunque hasta ahora oficialmente no se había explicado qué fundamentos había para que fuese así, parece que un conjunto de médicos, encabezados por el catedrático en rehabilitación John E. Sarno, han propuesto la teoría que sí explica a la perfección cómo sería este puente mente-materia como génesis de la enfermedad, y que se explica ampliamente muy detalladamente en esta web.

 




Frente a esta teoría del SMT, la respuesta de la medicina alopática es: sí, es probable que esa sea la causa de la fibromialgia; pero la naturaleza de ese proceso mente-cuerpo no puede demostrarse en un laboratorio. No puede demostrarse que las emociones, el estrés, la tensión interna, las preocupaciones o problemas personales, o como cada uno quiera llamarlo; SEA LO QUE produce estas alteraciones orgánicas (alteraciones que la ciencia alopática sí reconoce porque se han podido demostrar).




microscopio





 Como esta relación causa-efecto, este SEA LO QUE, es algo que no puede verse ni demostrarse en un laboratorio, la hipótesis emocional de la enfermedad, está condenada a ser siempre una hipótesis, por muchas evidencias que haya a su favor, y por muchas personas que hayan conseguido curarse con los tratamientos de Sarno y Hueftle.




Y ante este interrogante indescifrable, la única solución que aporta la medicina alopática es  seguir investigando sin ni siquiera preguntarse si pudiera ser que  existen cosas que no se pueden ver ni demostrar en un laboratorio. Pueden pasar décadas y la medicina puede seguir buscando la causa de la fibromialgia en el “sitio” donde nunca podrá encontrarse, en el laboratorio. Los médicos, en este caso son víctimas de sus propios prejuicios, aunque ellos no tienen la culpa. Nadie en la facultad de medicina (al menos en la cultura occidental) les enseñó que las emociones pueden llegar a desencadenar enfermedades físicas. Si como todo apunta la teoría del SMT efectivamente es cierta, los perjudicados por la situación descrita en este artículo, serán los enfermos de fibromialgia. Por desgracia ellos se han resignado a ver como a pesar de todas las investigaciones científicas, la fibromialgia es y seguirá siendo –al menos desde el punto de vista de la explicación oficial-, un indescifrable misterio.




































 

 

 

 












.




Obsequio gratuito