Fibromialgia y terapias naturales.

Muchas personas me consultan por email qué pueden tomar o hacer para reducir el dolor que provoca la fibromialgia. Voy a responder de manera global, dando algunas ideas u opciones que cualquiera pueda seguir y sobre todo, que den una idea clara de las principales vías que uno puede seguir para mejorar su situación.

 

Lo primero que hay que hacer es encontrar la medicación adecuada. Cada paciente de fibromialgia tiene una intensidad de dolor distinta, por lo que la medicación siempre debe ser personalizada. Esta debe ser prescrita por un médico que valorará las distintas opciones en función de tu nivel de dolor, medicación actual y efectos secundarios. Siempre que sea posible, intenta ser derivado o derivada a una unidad del dolor; y nunca te mediques por tu cuenta.
Algo que hacen algunas personas con fibromialgia, es tomar sustancias naturales o complementos dietéticos, vitaminas u homeopatía o cambiar la dieta; no obstante no debes ser demasiado optimista en cuanto a las expectativas de reducción de dolor con estas medidas. Existen personas que prueban todo tipo de dietas, tratamientos naturales, nutrientes, plantas, etc. gastando dinero en vano ya que esto no suele traducirse en una mejoría palpable en el nivel de dolor. No estoy diciendo que estas medidas no sean beneficiosas para el organismo -por supuesto que sí resultan beneficiosas y saludables-; pero no debemos poner en ellas esperanzas de mejoría. Puedes tomar por ejemplo, carbonato de magnesio; ya que no tiene efectos secundarios, y ofrece numerosos beneficios para el cuerpo; aunque no debes esperar que ello necesariamente implique una reducción en tu nivel de dolor.

 

terapias-para-fibromialgia

Recuerda que de acuerdo al SMT, la causa directa del dolor en los pacientes de fibromialgia es una leve falta de aporte de sangre y por tanto de oxígeno; en algunos músculos, tendones y nervios; por lo que la única forma efectiva de reducir el dolor, es además de la medicación, aumentar el aporte de oxígeno a las zonas afectadas. Esto puede conseguirse de varias formas.
La primera, que es sólo una solución parcial, es aumentar la oxigenación del cuerpo mediante un tratamiento de ozonoterapia. El principal inconveniente, es que esta es muy cara ya que salvo en unos pocos países de latinoamérica no está cubierta por la seguridad social. Otro inconveniente es que se trata de una solución parcial (no restaura totalmente el necesario aporte de oxígeno que requieren las células afectadas) y es temporal, ya que el efecto de reducción del dolor sólo dura unos meses.

 

Otra forma, es mediante apiterapia, que consiste en las propiedades terapéuticas del veneno de abeja. Este tiene propiedades analgésicas, antiinflamatorias, vaso-dilatadoras, y aumenta el suministro de sangre y oxígeno a la zona de la picadura. El inconveniente, es que esto sólo dura unas horas, y es un tratamiento muy doloroso por lo que no es una solución que pueda considerarse eficaz para los pacientes de fibromialgia. Lo más importante a tener en cuenta es que muchas personas son alérgicas a las picaduras de abejas, por lo que resulta imprescindible realizarse antes la prueba de alergia al veneno de abeja. Una picadura puede llegar a ser mortal en una persona alérgica, por lo que es extremadamente importante someterse primero a esta prueba de alergia.

 

Finalmente, la solución realmente eficaz, lo que deben intentar todas las personas que sufren fibromialgia, es conseguir que los vasos sanguíneos que están constreñidos y que impiden el suficiente paso de sangre a su través se dilaten. Estos vasos sanguíneos ligeramente constreñidos son los responsables de la falta local de sangre y oxígeno que es lo que provoca el dolor en algunas partes del cuerpo.

Leave a Reply