Una verdad incómoda

La fibromialgia encierra una verdad incómoda. Esa verdad consiste en que la ciencia alopática (la oficial y occidental) no siempre es tan “científica” como todos pensamos. Para empezar, la ciencia estudia el cuerpo desde el punto de vista químico, mecánico, genético, bioquímico, enzimático, hormonal y hasta inmunológico. Pero se olvida de algo qué sí tienen en consideración la Medicina tradicional china, la Kinesiología holística, el Ayurveda, y hasta la Nueva Medicina Germánica. Y esto de lo que se olvida es que el ser humano no sólo es un ser físico y químico; sino que también es energético, emocional, y espiritual. Esto que es algo de sentido común, no se enseña en las facultades de medicina, y en el caso de la fibromialgia tiene unas consecuencias peligrosas que se analizan en este artículo.

Mientras la mayoría de médicos y la misma medicina aceptan que el estrés, los problemas personales y emocionales son una de las posibles causas de la fibromialgia, no argumentan ni en qué se basan para hacer tales afirmaciones ni en cómo se produciría el mecanismo que generaría la enfermedad a partir del estrés. Y como el hecho de que los factores emocionales puedan llegar a ser la causa de una enfermedad física, es algo que no puede demostrarse experimentalmente en un laboratorio; la medicina no se siente cómoda con estos temas. Por tanto, prefiere ignorarlos, prefiere mirar para otro lado que asumir las limitaciones científicas del modelo médico occidental.

 

Y ahora vas a entender el peligro de este tipo de interpretación mecanicista de la ciencia. Y ese peligro, es que como para la ciencia alopática sólo existe aquello que se puede ver y medir, algunos médicos no consideran la existencia de la fibromialgia alegando que no existen anormalidades estructurales en las pruebas diagnósticas de imagen. Esto implica incluso, poner en duda la palabra del paciente, es decir que algunos médicos, dado que no existen pruebas concluyentes que puedan justificar el dolor, no creen en la existencia de esta enfermedad. Y es que siguen habiendo médicos que simplemente insinúan que la gente con fibromialgia se inventa el dolor o lo exagera, con el objetivo de llamar la atención o conseguir algo. El típico “todo está en tu cabeza” es algo que han tenido que soportar muchos pacientes con fibro en alguna ocasión y esto es algo tremendamente insultante y propio de “médicos” que mejor hubiera sido se hubiesen dedicado a otra cosa que no fuera la medicina.

Evidentemente todo esto es una muestra de la falta de rigurosidad y de empatía emocional de algunos médicos pero lo más grave es que la medicina como institución también es muy poco rigurosa a la hora de explicar esta enfermedad y de proponer medidas terapéuticas a partir de todos los cientos de ensayos e investigaciones que se han hecho sobre esta enfermedad. Porque ¿de verdad no hay ninguna investigación e hipótesis seria y contundente que explique esta enfermedad? Pues la respuesta es que sí que la hay. Es más, existe una teoría que explica todos y cada uno de los interrogantes de esta enfermedad y que a partir de ella, se han creado metodologías de tratamiento que han conseguido porcentajes de curación de fibromialgia de alrededor del 50%.

 

cerebro

 

 

La única teoría que propone una hipótesis seria y creíble al respecto, es la teoría del médico estadounidense catedrático en rehabilitación John E. Sarno. El Doctor John E. Sarno, es conocido por su teoría llamada Síndrome de Miositis Tensional, la cual según él explica incluye a la fibromialgia. Y esta no solo es una teoría que explica todas las incógnitas de esta enfermedad, sino que a partir de la misma se han creado metodologías de tratamiento que han conseguido tasas de curación superiores al 50% en miles de pacientes, lo que es imposible de explicar si no es aceptando la veracidad de su teoría. Para los que no hayáis leído nada al respecto, a continuación os explico brevemente esta teoría:

Sarno argumenta que la causa directa del dolor en la fibromialgia, es una falta local de oxígeno en músculos y a veces también en tendones y nervios en varias partes del cuerpo. Esta falta de oxígeno se produce a causa de un insuficiente aporte de sangre a estos tejidos, causado a su vez por la constricción de vasos sanguíneos. En su teoría explica que este proceso se origina en el cerebro, mediante el Sistema Nervioso Autónomo, el cual hace que se contraigan determinados vasos sanguíneos del cuerpo que a su vez causan una disminución del aporte sanguíneo a determinadas partes del cuerpo. La causa directa del dolor es la isquemia (isquemia es el nombre científico con el que se hace referencia a una falta local de oxígeno), aunque esta falta de oxígeno en algunos tejidos del cuerpo, también puede producir contracturas musculares, tendinitis y neuritis.
Según este médico catedrático en medicina de reahabilitación, este proceso, se inicia por factores emocionales inconscientes, como mecanismo del Sistema Nervioso Autónomo para desviar la atención del paciente de emociones inconscientes dolorosas y angustiantes, principalmente rabia, ansiedad y miedo. Dicho de otro modo, el cerebro crea un dolor orgánico para proteger emocionalmente al individuo. Por tanto, la fibromialgia es un proceso mente-cuerpo. El dolor es orgánico porque está producido por isquemias, pero la causa de los procesos orgánicos responsables de esta falta local de oxígeno, está en factores emocionales inconscientes. Evidentemente todo este proceso está fuera de la conciencia del individuo puesto que no es el individuo el que inicia todo el proceso, es su cuerpo, el que lo inicia, a través del Sistema Nervioso Autónomo.

 

 

mente

El Sistema Nervioso Autónomo, es un sistema de la mente subconsciente encargado de llevar a cabo cientos de procesos fisiológicos y orgánicos inconscientes, uno de los cuales es la dilatación y constricción de los vasos sanguíneos de forma que regula el aporte de sangre a cada una de las partes del cuerpo. Esta función en concreto, es la que utiliza para provocar todo el proceso resultante en dolor en la fibromialgia. Otras de las muchas funciones del Sistema Nervioso Autónomo serían las responsables de las sintomatologías psíquicas de la enfermedad, como por ejemplo, la depresión, ansiedad, el insomnio y la fatiga, y al igual que el dolor físico, sería una medida desesperada que desencadena el Sistema Nervioso Autónomo de desviar la atención del individuo de procesos emocionales angustiantes y reprimidos.

 

La naturaleza química del dolor (falta de oxígeno en determinados tejidos) explica el hecho de que el dolor sea tan intenso y a la vez que no se detecten anomalías estructurales en las pruebas diagnósticas de estos pacientes. Estructuralmente, el cuerpo está perfectamente, pero determinados tejidos sufren una carencia de aporte sanguíneo y de oxígeno que causan un dolor físico muy intenso, además de contracturas, puntos gatillo y neuritis.

El motivo por el que anteriormente he mencionado la falta de rigurosidad médica de la medicina como institución es porque la postura oficial de la medicina es de no reconocimiento oficial de esta teoría, incluso a pesar de que miles de pacientes con fibromialgia, se han curado de esta enfermedad gracias a los tratamientos que han surgido a partir de esta teoría.

 

Seguramente te preguntes por qué la medicina no acepta esta teoría como la explicación oficial de la fibromialgia y se difunde por todo el mundo y a todos los médicos si realmente es cierta. Pues bien, la causa es muy sencilla: la imposibilidad de la demostración íntegra de esta teoría en un laboratorio, lo cual es evidente dada la naturaleza mente-cuerpo del proceso. Para que una teoría adquiera la categoría de verdad oficial, se dé a conocer a nivel masivo, salga en todos los medios de comunicación como “ha sido descubierta la causa de la fibromialgia!…” y se enseñe a todos los futuros médicos; una teoría debe demostrarse íntegramente en un laboratorio, y entonces adquiere la categoría de oficial. Evidentemente, un proceso mente-cuerpo no se puede demostrar en un laboratorio.
Se ha demostrado que efectivamente, las zonas doloridas en pacientes con fibromialgia sufren una leve carencia de oxígeno. Pero evidentemente, no se puede demostrar el resto de su teoría al ser un proceso mente-cuerpo. La ciencia “dice”: “sí, efectivamente es cierto que existe una leve falta de oxígeno, es cierto que existe una ligera constricción de vasos, pero por mucho que estudiemos el cuerpo, por muy potentes que sean nuestros microscopios y nuestros aparatos médicos, no descubrimos por qué se han producido estas anomalías fisiológicas”. La medicina alopática no se plantea que quizá aquello que ha contraído los vasos sanguíneos es el cerebro y que quizá el motivo no esté en el cuerpo sino en la mente.
Este es un caso demoledor de la poca rigurosidad de la medicina, que antepone sus premisas newtonianas al sentido común, y sigue empeñada en separar el cuerpo y la mente cuando en realidad no existe la dualidad mente-materia como demuestra la Nueva Medicina Germánica y la Kinesiología holística. Quizá la ciencia occidental debería plantearse que una tasa de curación del 50% en miles de pacientes en todo el mundo no puede ser simplemente casualidad.
Por otro lado, el paradigma oficial se muestra abierto a aceptar que los factores emocionales podrían ser una de las causas de esta enfermedad, sin explicar por qué ni cómo. Entonces, si la postura oficial, sí acepta que los factores emocionales son una posible causa de la fibromialgia, ¿Por qué no se da a conocer la teoría del Dr. Sarno a nivel masivo y se crea un protocolo para tratar a todos los pacientes con este tipo de abordaje terapéutico? Entonces se observaría si los tratamientos inspirados en esta teoría siguen produciendo tasas de éxito superiores al 50% .

Parece que en EEUU está cobrando mucha fuerza esta hipótesis, y cada vez son más médicos los que la están respaldando e impulsando, pero mientras la postura oficial no muestre interés en difundirla, y acepte que existen cosas que no se pueden ver ni medir en un laboratorio; seguirá siendo simplemente una más de las muchas teorías que existen sobre la fibromialgia. El problema en este caso, es que los resultados terapéuticos muestran que esta no es, simplemente una más de las muchas teorías; sino que es LA TEORÍA. Que el tratamiento creado a partir de esta teoría no es uno más de los muchos posibles tratamientos, sino que es EL TRATAMIENTO; ya que ha permitido a miles de personas superar esta enfermedad. Lee el resto de articulo del blog

Leave a Reply